jueves, 17 de julio de 2008

Repaso quincenal

Antes de ponerme al día, es justo y necesario hacer un repaso rápido pero incisivo de aquello sobre lo que me hubiera gustado escribir con más detalle

1. Utilización de la figura de Carlos V como eje del 2016

Felipe Vela le reprochó a la alcaldesa su uso sin haber sido consensuado por el Consorcio. ¿Alguien duda de la importancia de Carlos V? ¿Alguna otra candidata tiene esta u otra figura europeísta de este calado? Y además contamos con la Academia de Yuste. Sigamos utilizando, pues, a Carlos V

2. Suspensión del pacto de Foro Ciudadano en Cáceres

Achacando algunos retrasos. Parece que solo se achacan unos y no otros. El PGM siempre coleando y revoloteando. El manido Corte Inglés. ¿Alguien será capaz alguna vez de ponerle el cascabel al gato y de llegar a la raíz de cada salida de pata de banco? ¿Están los medios de comunicación dispuestos? ¿Ayudarán todos los agentes sociales e incluso políticos? ¿Queremos que Cáceres progrese o simplemente buscamos nuestro provecho personal?

3. Plan de Juventud

Ya se ha presentado el nuevo Plan de Juventud. Me consta que mantiene la esencia del documento inicial. Se han hecho algunos ajustes lógicos. Alguna asociación alega. Falta, quizás, como en otras cosas, pedagogía y/o experiencia para explicarlo y las mismas virtudes para entenderlo. No querer entenderlo o incluso no querer explicarlo es inclinar la balanza al interés general o al interés personal de cada cual

4. Cáceres LEB Oro

Se ha conseguido en dos años en los despachos lo que era impensable. Lo bueno de todo ello es que se ilusiona de nuevo a la afición y el trasfondo es que ha servido para medir el grado de implicación institucional. Ahora hay que estar en lo deportivo a la altura para, a mitad de temporada más o menos, rematarlo en lo institucional. ¿Seremos capaces de aguantar y de dar espectáculo en el parqué?

5. Decepción Urkullu

Mientras que Imaz parece que ha dado con sus huesos, no sé si voluntaria o involuntariamente, en Petronor, y ahí se quedará políticamente callado, Urkullu es una decepción. Se presentaba más desde la cuerda de Imaz que de la de Arzalluz y está demostrando ser un lacayo de Ibarretxe a cuenta de su consulta. Una decepción, puesto que podía haber jugado un papel fundamental en aras al entendimiento. Aunque no nos olvidemos que el fondo de esto, según el calendario, es la supervivencia política en su feudo del PNV y para ello hasta las ovejas son capaces de convertirse en lobos

1 comentario:

Ricardo Colomer dijo...

Lo del plan general, creo que ya pasa de castaño oscuro.
¿Los medios de comunicación? lo de siempre, a mojarse cuando vean una toalla cerca.

Un abrazo