lunes, 21 de diciembre de 2015

Reflexiones rápidas sobre las elecciones generales

Bien merecen unas elecciones como estas desempolvar el blog


- A la vez que han perdido todos los partidos políticos, sin excepción, creo que una buena gestión de esto haría que realmente ganáramos todos. El problema es ser capaces de mirar a países cercanos con más cultura de pactos que la nuestra y asumir, por ejemplo, que no tiene por qué gobernar la lista más votada.

- Los millones de votos dejados por el camino del PP y del PSOE no pueden esbozar ni siquiera medias sonrisas. Si bien es cierto que las cartas de presentación de uno y otro han sido diferentes, no es menos cierto que tanto en uno y en otro partido, y especialmente pensando en el que milito, el PSOE, creo que debe abrirse una reflexión amplia de entendimiento permanente con la gente.

- En este punto, parece que al PSOE muchos miles de votantes le siguen sin levantar el castigo, y de lo que se trata ya es de que se lo levanten alguna vez porque corremos el riesgo de que no acudan más. Me consta del ímprobo esfuerzo que se ha hecho, reconociendo en esto a muchos amigos que se han dejado pelos en la gatera durante estos últimos meses.

- Territorialmente, Extremadura se convierte en una región donde gana el PSOE de nuevo de forma indubitada. Eso debería trasladarse a la influencia que Extremadura debe ejercer, sin duda, en un PSOE nacional fuerte y unido que construya un proyecto de futuro en España.

- Tanto Podemos como Ciudadanos son nuevos actores y su irrupción merece la felicitación, pero los mensajes de sus líderes también requieren de mayores dosis de empatía con el país y con sus iguales. Porque no es justo, convendrán conmigo, en el caso de Podemos, presentarse diciendo que si eres el más votado esperas que te apoyen pero te niegues en el escenario contrario. Ahora, curiosamente, la pelota está en el tejado de quien puede facilitar, si se diera el caso, un gobierno de izquierdas como se ha formado recientemente en Portugal.

- Corresponde al PP formar gobierno, y la duda ahora es si serán capaces. Seguro que no en primera vuelta y veremos si en segunda. Y veremos si en segunda dura o no dura mucho esta legislatura. En esto va a resultar determinante, creo, el papel del jefe del estado. El Rey se estrena en unas elecciones generales con el papel más complicado desde el inicio de la transición. De su intuición para ver bloqueos institucionales o incapacidades para formar gobierno dependerá en buena medida el futuro y el color de quienes lleguen a la Moncloa en 2016.

- Sorprende el apartamiento, casi que premeditado, de Ciudadanos por la carrera electoral. Aparentes mensajes erráticos que únicamente han logrado consolidar uniformemente, todo lo más que se podía, la derecha de este país. ¿Qué hubiera pasado si en vez de que PP hubiera sacado 122 se hubiera quedado en 96 y Ciudadanos en 66, por ejemplo, como vaticinaban algunos? Resulta que Ciudadanos ha pasado de alternativa real a maniobra de distracción para una eventual división del voto de derechas.

- Y por último el papel determinante de encuestas y medios de comunicación. Las primeras como orientadoras del voto. Los segundos, tomando claramente partido por unos candidatos y, lo que es más sorprendente, contra otros. Respeto absoluto a la libertad de información, pero hay grupos mediáticos que han optado por una estrategia cuanto menos discutible.