lunes, 18 de enero de 2016

Reflexiones sobre las elecciones generales (II)

Prácticamente un mes después de los comicios, se sigue viendo a lo lejos un negro futuro para muchos. Según quien mire, para casi todos alternativamente. Sin embargo, hoy han empezado la ronda de contactos entre el Rey y los diferentes partidos políticos. Empieza el principio de la primera recta final para la investidura, y hay conclusiones y reflexiones que hacer.

1. Sería increíble ver a un Jefe del Estado como Felipe VI teniendo que desmentir, directa o vía comunicado Casa Real a algún líder de algún partido político. Pero esa anomalía, por lenguarona, producto del afán de notoriedad de algunos y de la necesidad de noticias de otros, no es descartable.

2. El papel de Felipe VI es complicado, igual que lo fue el de Napolitano en Italia. No se trata de un debate entre monarquía o república, sino en cuanto a las atribuciones del Jefe del Estado.

3. El rol de partido de gobierno tanto del PP como del PSOE, y de sus dirigentes, en todos los ámbitos, debería notarse ahora. Si PP y PSOE se comportan de manera responsable, habrá un silencio y una discreción necesarias en estos días.

4. El nuevo escenario de Ciudadanos y de Podemos ante lo que se avecina dota a estos días de especial relevancia. No tanto por ver a Albert Rivera o a Pablo Iglesias desfilando por Zarzuela sino por cómo gestionan días muertos de actividad real pero donde ellos están ávidos por ocupar titulares y por copar espacios. Si optan por la discreción, se harán fuertes. Si buscan la exposición, se equivocarán.

5. Todos los escenarios anómalos benefician al PSOE, siempre que el PSOE se comporte como debe comportarse. Es decir, un PP acorralado que se vea fuera de la carrera por la investidura y donde haya dirigentes que se salgan del guion de apelar a la responsabilidad y carguen en exceso contra PSOE, Ciudadanos y Podemos, y por extensión contra los votantes de estos, perderá chance. Unos Ciudadanos sabedores de que solo serán llave con el PSOE porque no lograrán notoriedad con el PP pese a que se abstengan. Y unos Podemos que se dejen fagocitar por su propio afán de grupos y de temas varios, perdiendo credibilidad con la gente.

6. Por encima de todo habrá que ver si Podemos resiste el temporal. No solo el ruido mediático, con razones importantes, que busca desenmascarar. Aquello, parafraseando a Francisco de Asís de donde haya bonhomía busco yo distorsión es lo que están haciendo Inda y compañía, y parece que algo están encontrando. Me refiero al temporal interno. Porque de Errejones a rejones recíprocos hay un paso.

7. Hay un tema interesante y novedoso. Las iniciativas presentadas por los diferentes partidos para su debate en la Mesa del Congreso. Del comportamiento y gestión de estos asuntos en la mesa habrá que notar nota.