domingo, 23 de septiembre de 2012

Lecturas del final de verano

El otoño ha dado titulares; ese otoño que invita a leer o a ver una película. Ha sido llegar y empezar a llover. Con el otoño terminan de alguna forma las lecturas de verano, esas que pasaron de la transición de la lengua inglesa al español, con la transición por el italiano. De Philip Roth a Gonzalo Hidalgo Bayal, Leonardo Sciascia mediante.

1. El lamento de Portnoy. Philip Roth

Segundo libro leído de Roth en un par de meses. Otra muestra de la necesidad de reconocer vivencias muy personales de Philip Roth. El mundo judío al servicio de la literatura, y viceversa. Más viceversa que lo primero. Un autor difícil de seguir, pero una muestra, creo que eficaz, de acercarse al modus vivendi de una cultura alejada como la judía.

2. Todo modo. Leonardo Sciascia

Las intrigas entre el poder y la iglesia, siempre tan actuales, siempre, al menos para mí, tan intrigantes, tan novelescas. El libro se me ha quedado corto. Se hizo pequeño. Pero aún así gusta leer estilo y planteamientos diferentes.

3. Campo de amapolas blancas. Gonzalo Hidalgo Bayal

Autor extremeño. No lo conozco, pero por lo que he leído y me dicen es uno de esos autores fundamentales  que tenemos hoy día. He querido acercarme a él a través de un breve relato en La Gaveta, esa colección fundamental de la Editora Regional . Obra autobiográfica, donde se reconocen símbolos, donde hay imágenes y lugares que se evocan y que llaman,.donde Plasencia y el norte es protagonista; donde hay recursos que suenan, aunque aún no haya encontrado el nexo de unión. Un autor al que seguiré acercándome, de momento La Gaveta mediante.