sábado, 25 de octubre de 2008

Cárceles: Carabanchel y Cáceres

La situación de la cárcel de Carabanchel, esto es, demoliéndose ya, con nocturnidad, para construir unas viviendas a cambio de olvidarse de cómo se construyó y para qué sirvió, me recuerda a la cárcel de Cáceres. Algunos creamos, hace ya tiempo, una plataforma de la que en principio nada más se supo. Algunos teníamos la pretensión de poder ubicar en ella el Espacio para la Creación Joven. Los plazos previstos hicieron que, por responsabilidad, asumiéramos hacerlo en el Molino de la Ribera del Marco, un espacio también idóneo.

La duda que surge ahora es si terminará pasando en Cáceres lo que sucede en Carabanchel. Confío que no, que dentro de unos años veremos reconvertido este edificio, de más de 11.000 metros cuadrados en un centro cultural y social que dinamizará una zona, la de Pinilla y San Blas con la que la ciudad, junto con otros barrios, debe estar en deuda permanente. Debería ser una puerta de entrada, también, a La Mejostilla un barrio que poco a poco va adquiriendo personalidad propia y que a la vez requiere de un gran espacio público con el que identificarse y donde dirigirse. La descentralización de servicios en la ciudad empieza en estos momentos a ser una realidad, para la que por otra parte se requiere de tiempo. Este es un espacio que servirá, sin duda para ello y muchos esperamos que así sea.

1 comentario:

Ricardo Colomer dijo...

Confiemos Paco, confiemos.

Salud