lunes, 18 de enero de 2010

Propiedad, derechos, información y registros

Muchos son los asuntos a los que todo lo relacionado con licencias, creación, información... afectan. No quiero que esto que escribo termine reducido a tópicos y que parezca que existen determinados derechos lesionados a cuenta de otros. Hablar exclusivamente en esos términos tiene su validez y merece todo el respeto, pero hay matices y consideraciones no menos importantes que son igual o más necesarias para seguir reflexionando.

Para lo que quiero comentar me quiero apoyar en dos ejemplos. Uno de ellos, el de la sentencia condenatoria a dos periodistas de la SER, de dominio público, habida cuenta además que en el fondo del asunto subyace una denuncia de una información del Partido Popular y donde se han posicionado personas de toda clase. El segundo, menos conocido, tiene que ver con la supresión de una página de partidarios del Parque Nacional de Monfragüe dentro de facebook.

En el primero de los casos existía el derecho a informar, existió, como en otras ocasiones el llamado periodismo de investigación que destapó una serie de listas. Los jueces, sin embargo, condenan a los periodistas porque, entre otras cuestiones, cuelgan las listas de la web de la Cadena Ser, que a efectos de los magistrados no se considera medio de comunicación.

En el segundo la supresión de la página dentro de Facebook ha venido motivada porque su creador, un usuario de Facebook, no es el propietario de la marca Parque Nacional de Monfragüe.

En lo que afecta a los periodistas, resulta flagrante que a estas alturas de la película no se considere que existen medios de comunicación a través de internet. En el segundo de los casos resulta triste que la iniciativa y el deseo de difundir un espacio se vea relegado a la nada a costa de la propiedad de una marca que ni está ni se le espera en la difusión a través de Facebook.

En ambos casos se trata de pensamientos desfasados. La Red es incontrolable y la información que se suministra a través del llamado nuevo periodismo es imparable. Se producen, por tanto, situaciones que por paradójicas terminan rozando lo esquizofrénico. Veremos cómo va terminando esto, pero o se impone el sentido común o me da que vamos a seguir viendo de vez en cuando situaciones lamentables como estas.

1 comentario:

JL dijo...

Sobre el caso del periodismo ya había leído y la verdad es que el resultado final viene seguramente más por la obsoleta formación de los magistrados y un mal trabajo de los abogados defensores.

En el caso de facebook el problema puede venir por diferentes frentes. Los usuarios de las redes sociales normalmente desconocen qué pueden y deben hacer dentro de ellas. Uno se registra libremente bajo unas condiciones de uso que si no las cumples, te ves expuesto a cualquier cosa. Hacer algo porque sepamos que otro no lo va a hacer, no es condición ni razón suficiente en todos los casos.

De todos modos, el sentido común es una cosa y el cumplimiento de las leyes, otro bien distinto y pocas veces van ambos de la mano.