lunes, 31 de agosto de 2009

Ilusionante Cáceres 2016

La plantilla que ha conformado el Cáceres no tiene grandes estrellas a priori. Quizás sea la más condicionada de todas (los cupos, la crisis y los fichajes de última hora) lo que no quita que a la vez sea la que Piti ha estructurado de manera más cómoda. Una plantilla que no es vistosa y que a mi modo de ver cuenta con excesivos riesgos. Estos dos puntos terminan siendo, explotados, virtudes muy potentes que con golpes de suerte, que se necesitan también, pueden hacernos llegar a pensar en metas muy altas.

Ermolinsk, por lo que se dice de él, por su polivalencia y por sus maneras es un fuera de serie que tiene que explotar. Teórico apaño de última hora, es un juguete roto del que hay que intentar sacar lo mejor de sí mismo. Álex González y Forcada tienen una muy seria competencia. Deberían aprovecharse de que el islandés todavía no ha llegado.

Lucio Angulo terminó la temporada siendo, de largo, el mejor del equipo. La competencia este año es mucho más seria. Su clase y su experiencia marcarán un nuevo ritmo en su carrera como Francis Sánchez o Dedas anden inspirados. Tener a Lucio Angulo disputando muchos minutos este año significaria que lo anterior no se cumple. Tener a Lucio Angulo disputando pocos minutos abriría la incógnita de si es rentable su participación en el equipo, pese a su labor de vestuario, debido a la alta ficha que parece que tiene.

El juego interior es donde más se ha reforzado el Cáceres con respecto al año interior. Para empezar, porque tenemos cinco pívots. Con Fornás pasa lo mismo que con Ermolinski: llegan como teóricos suplentes -en el caso del pivot como cuarto pívot- y pueden hacerse un hueco importante en el equipo a medida que cojan ritmo. Naymick es una incógnita. Sus números en Polonia no son alentadores a lo que se querría de él en España, pero es una muestra más de cómo se ha pensado en un equipo, en un grupo. Sanguino, por su parte, debe disfrutar de las oportunidades que tenga y debe hacer ciudad dentro del vestuario.

Es, en conjunto, una plantilla joven. Un grupo humano del que debería apuntalarse una columna vertebral para futuras temporadas. No es positivo que apenas se mantengan tres jugadores del año pasado.

Este viernes en Arroyo de la Luz disputan el primer partido. Desde entonces, meses de baloncesto y un pronóstico claro: entraremos en play off de calle. Si todo va bien, tendremos muchas alegrías esta temporada. Ánimo

1 comentario:

puntasconresaka dijo...

Lo digo y no me canso de repetirlo.
La temporada pasada consideré mi carné del Cáceres como la mejor inversión en ocio. Hubo problemas (lesiones, fugas...), hubo partidos enfermizos de "aburridos", hubo enfados (con árbitros y -al inicio- con el técnico), pero sobre todo hubo diversión, emoción y hermanamiento afición-equipo.
Este curso esperemos que sea igual en los detalles positivos al anterior y que se mejore en otros (resultados y llegar a la fase de ascenso).
Realmente el equipo es raro, como suele suceder en estas categorías, porque no optas a traer lo mejor posible, si no jugadores que no tengan un nivel más alto. Las incógnitas de los ámericanos y de Ermolinski y otros están ahí. Sin embargo, con trabajo y con la implicación del público, el equipo debe rendir y superar las dificualtades que vayan surgiendo.
Para mí, a pesar de la incorporación del islandés (para mí ucraniano) Ermolinski, donde más dificultades puede tener a priori es en la posición de base.
Para el juego interior hay cinco jugadores, que son muchos.
Y los exteriores parecen de garantías. Me ilusiona especialmente la llegada del griego Dedas. Y todos suponemos que Angulo Espinosa seguirá aportando lo tangible y lo intangible.

Puede ser un buen año, así que, animaos todos y ¡A GRITAR AL PABELLÓN!

Abrazos,

ISRAel