jueves, 29 de noviembre de 2007

La carretera


Ayer, por un despiste que al final no ha tenido importancia, tuvimos un susto con el coche. Me acabo de enterar de que a un hermano de un compañero de Miajadas, a la vez que familia de un buen amigo, le ha engullido la carretera esta madrugada. La carretera vuelve a ser traicionera. Para que luego me digan que me saque el carnet. Descanse en paz

1 comentario:

raúl dijo...

porque la vaca me miró si no, no lo cuento, esa misma noche viniendo del acto de plasencia, ufff, alguién me ayudó...esa vaca volvió a mirar hacia plasencia y el reflejo de sus ojos me hizo levantar el pié del acelerador.
Siempre es bueno dar mucho animo a los que se quedan, eso es lo importante.Perdimos a unos de los nuestros, cuidemosnos.