lunes, 7 de abril de 2008

Había una vez un circo...

Creo que debería reinventarse un diccionario para encontrar terminos que por su gracia e hilaridad describan lo que está pasando en el PP. Monago ha sido senador, luego no y ya sí después de que hoy rectifique su rectificación. El espectáculo de cara a la ciudadanía está siendo lamentable, y un pueblo como el extremeño, una institución como el Parlamento y unos militantes como los del PP no merecen, entiendo yo humildemente, esta situación.

Si a pesar de todo algunos quisieran justificar lo injustificable, podríamos pensar entonces que estamos en el circo y que hacemos número cómicos. Monago ha actuado hoy como Milikito, aquel Emilio Aragón que era el mudo, el que hacía al final las gansadas de los demás y todo lo que le decían. Y todo para que luego llegue Floriano, Florikito, y diga que con esta decisión (la de la rectificación de la rectificación lo que demuestra Monago es no tener apego a los cargos)

Sin más comentarios, seguro que hay nuevas noticias

1 comentario:

Ricardo Colomer dijo...

Si no se ponen de acuerdo entre ellos, como para ponernos de acuerdo a los demás. ¿y estos quieren llevar un país? ¿a donde?