lunes, 28 de abril de 2008

La realidad extremeña y la castellanoleonesa


Como escribí en mi último post he estado en La Bañeza, León, un pueblo de 11.000 habitantes que podría equipararse a Miajadas o Talayuela. Desde allí hemos tenido la oportunidad de movernos a algunos pueblos de alrededor, de hablar un poco con la gente que allí vive, jóvenes y no tan jóvenes y de comparar y oler diferentes modos de concebir la política y el desarrollo, no ya rural, sino social. No ha venido todo ello sino a refrendar las conclusiones que extraje hace años de conversaciones variadas con jóvenes socialistas de Valladolid, en una actividad que hicimos en Jerte.

La Bañeza tiene un interminable número de inmuebles en venta o en alquiler, por no hablar de los que están en liquidación. Tal es así que se han sacado de la manga algo tan curioso como una Feria del Stock que precisamente coincidía con este fin de semana. No solo se están despoblando los pueblos, sino también las poblaciones de un número respetable. Todo tiende a centralizarse en las localidades y nudos de comunicación con mayor población.

Las carreteras para llegar a algunos pueblos me recuerdan a la que teníamos entre Cadalso y Descargamaría hace ya más de cinco-seis años. La nuestra está perfectamente asfaltada. Las que vi este fin de semana, ni están ni se les espera. Más de quince kilómetros de trayect que se hacen largos.

Las dotaciones sociales, culturales o deportivas también brillán por su ausencia. En el Valle del Árrago cruzando Cadalso, Descargamaría y Robledillo te encuentras con varios parqus o zonas de recreo, un consultorio médico, un polideportivo, una piscina natural, una casa de cultura, un centro de día de mayores, viviendas sociales un hogar de mayores y una pista polideportiva. Todo ello sin adentrarte en ningún pueblo y sin hablar de alojamientos rurales. En los pueblos de Castilla y León solo se repite una dotación cuando los atraviesas: un tanatorio.

Pero además de eso, hay que hablar de autoestima. Todas esas dotaciones, las carreteras, las aceras que tienen únicamente la misión de hacer la ruta del colesterol... influyen decididamente en nuestra realidad y en nuestra mejoría. Lo que no quita que no quede mucho por hacer y que no reconozcamos que hay que seguir ganando población. Pero si otros están como están hay que decir bien alto y bien claro como estamos nosotros. Ojalá cambie la manera, algún día, de ver el desarrollo en Castilla y León.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es que allí gobierna el Pepé y aquí el Pesoe ¿no?

¡Anda ya!

Paco Hurtado Muñoz dijo...

es que yo contesto con mi nombre y tú ni siquiera pones el tuyo. no sé si es cobardía o ignorancia

JavierPiornal dijo...

LLevo 3 años estudiando en Salamanca, y comparto completamente contigo, la visión de Castilla y León.
El salir fuera de Extremadura me he dado cuenta, de lo que tenemos, de los avances que hemos logrados y de lo importante que es para nuestros dirigentes, el Desarrollo Rural.
En Castilla y León, los pueblos se estan despoblando, debido al centralismo, que práctican sus políticos, las diputaciones apenas funcionan, las comarcas no existen.....es una vergüenza.
En Educación están a años luz....en fin yo cada vez que hablo con alguién me quedo sorprendido sobre el tipo de política que se lleva en esta región..... y para el comentario anonimo...SI POR DESGRACIA GOBIERNA EL PP.
saludos paco¡¡¡¡