lunes, 12 de enero de 2009

A vueltas con el deporte y la implicación política

El País recoge hoy un interesante reportaje sobre el tema que ha provocado la decisión de Kanouté de reivindicar la causa palestina.

Yo introduzco otro elemento de opinión. ¿Es lícito que los deportistas en activo participen en política aunque no luzcan durante sus competiciones símbolos de los partidos políticos? ¿Es contradictorio con lo de Kanouté? ¿Qué diferencia hay entre hacerlo en un estadio que hacerlo en un salón de plenos o una manifestación? ¿Acaso la persona no es la misma?

2 comentarios:

Paco Eneas Moreno Antúnez dijo...

Por una parte, no me parece bien que multen a Kanouté porque, por ejemplo, a Sergio Ramos no le multaron cuando enseño una camiseta de recuerdo a Antonio Puerta.

Pero, por otra parte, me imagino a cualquier futbolista vasco enseñando "euskal herria autodeterminazioa" y ya no me gusta tanto la cosa.

No se, yo multaría en primera instancia y si el jugador recurre con motivos de peso, pues quitaría la sanción.

Paco Hurtado Muñoz dijo...

El problema es que en asuntos como el deporte no vemos el límite entre lo meramente deportivo y lo que debe ser entendido como otro tipo de cuestiones. Los deportistas cuando hacen deporte siguen siendo personas y deben poder expresarse, además que es necesario. Y como personas que son si en sus manifestaciones incurren en delitos (y lo de palestina posiblemente no lo sea pero otras cuestiones sí que pueden serlo) para eso está la justicia ordinaria